El uso conjunto de novedosas técnicas de imagen cardiaca y de biomarcadores permite hacer un diagnóstico más exacto y, por tanto, un abordaje más específico de la amiloidosis cardiaca, una enfermedad sistémica rara y compleja caracterizada por el depósito extracelular de proteína fibrilar amiloide en el organismo.


Así se pondrá de manifiesto en la presentación que efectuará la Dra. Alicia Maceira, responsable de la Unidad de Imagen Cardiaca de Eresa Grupo Médico (Valencia), en el transcurso de uno de los congresos médicos más importantes del mundo. Unos 40.000 profesionales se dan cita en el Congreso Anual de la American Heart Association (AHA), donde hoy se mostrará la experiencia positiva que ha acumulado ERESA Grupo Médico en la evaluación diagnóstica y nuevos abordajes de la amiloidosis cardiaca utilizando técnicas de imagen y biomarcadores. Incluida dentro del programa científico en el área de Amiloidosis cardiaca y enfermedades infiltrantes”, esta conferencia de la Dra. Maceira profundizará en los avances en el diagnóstico no invasivo de esta dolencia cardiaca, evidenciando su impacto positivo en el pronóstico y tratamiento de los pacientes.

En concreto, informa la Dra. Alicia Maceira, se pondrá de relieve “nuestra experiencia, mostrándose la utilidad de la electrocardiografía, la ecocardiografía, las técnicas isotópicas, la cardiorresonancia magnética y la cardiotomografia computerizada en el diagnóstico de esta enfermedad”, ha adelantado la especialista de ERESA, quien también insistirá en el beneficio añadido que se deriva a nivel diagnóstico y en el estadiaje de enfermedad de la determinación tanto de la troponina como del NT-proBNP (dos biomarcadores de creciente interés clínico)”.

Mejorando el diagnóstico, optimizando el tratamiento.

La traslación que tienen estos progresos en el manejo clínico de la amiloidosis resulta de especial interés, más aún cuando “en estos momentos existen varios tratamientos efectivos para algunos subtipos de amiloidosis y, por lo tanto, es fundamental diagnosticar con exactitud la afectación cardiaca y su grado de severidad”.

 

La amiloidosis es una enfermedad sistémica que puede tener diversos orígenes, aunque todos ellos derivan en la misma consecuencia: el depósito de proteina amiloide, insoluble, en diferentes órganos del cuerpo. Su diagnóstico suele establecerse en etapas avanzadas, siendo la miocardiopatía amiloidótica (MCA) una causa frecuente de muerte. El principal factor pronóstico es la presencia y gravedad de la afectación cardiaca, dependiendo la supervivencia del paciente del tipo de amiloidosis que se diagnostique. Habitualmente se considera una enfermedad rara aunque, según matiza la Dra. Maceira, “más que poco frecuente realmente lo que sabemos es que se trata de una enfermedad infradiagnosticada”.

 

El tratamiento es relativamente satisfactorio, lográndose cierta mejoría en la supervivencia y en el estadofuncional con agentes alquilantes y con el trasplante, para lo cual es imprescindible un diagnóstico precoz; igualmente,la habitual presencia de efectos secundarios derivados de estos tratamientos puede minimizarse con el empleo de adecuadas técnicas diagnósticas y de evaluación y seguimiento.

 

Expertos del Grupo ERESA publicaron, en el año 2005, el primer estudio en la literatura sobre la utilidad de la cardiorresonancia magnética (CRM) en el diagnóstico de MCA. Desde entonces, señala la Dra. Alicia Maceira, “se ha producido una mejora en los equipos de CRM, fundamentalmente con el advenimiento de los equipos de 3 Teslas y con la implementación de secuencias específicas para medir la cinética del contraste en el miocardio, que permite estimar la severidad de la infiltración amiloide”.

 

El Grupo ERESA se ha erigido en un referente nacional en el abordaje de la amiloidosis cardiaca. Con la experiencia e innovación en este ámbito, se atienden a pacientes con esta patología procedentes de toda España, “utilizando para ello la tecnología de imagen más sobresaliente: la resonancia magnética, la ecocardiografía y la Medicina Nuclear”, destaca la Dra. Alicia Maceira.