La doctora Lorena Dolz recibió en la sesión inaugural del Curso Académico de la Fundación Valenciana de Pediatría el diploma que acredita su participación en la I Beca para pediatras de la Fundación Eresa. La experiencia ha sido todo un “éxito” en palabras de la propia facultativa. Las dos fundaciones ya trabajan en ofertar dentro de unas semanas la segunda beca para el 2016.

La doctora Dolz hizo una presentación de lo que había sido su experiencia de aprendizaje en el ámbito del radiodiagnóstico. Durante cinco meses ha pasado por los diferentes servicios que tiene Eresa, trabajando codo con codo con los facultativos de la empresa en el centro de Campanar, La Fe, el Hospital General y también en las instalaciones del grupo médico Cetir de Barcelona. La doctora expresaba su satisfacción: “Ha sido un periodo muy interesante de aprendizaje porque ahora sé lo que se puede llegar a hacer y a diagnosticar con las resonancias”. Dolz anima a sus colegas pediatras a seguir su camino y presentarse a la segunda edición de las becas de la Fundación Eresa: “La formación está muy bien porque tocas las diferentes partes de la radiología por lo que creo que esta es una beca muy interesante para los pediatras”.

En la entrega del diploma estuvo la presidenta de la Fundación Valenciana de Pediatría, Pilar Codoñer, quien también valoró muy positivamente la iniciativa de la beca: “Cada vez más las herramientas de diagnóstico por imagen tienen más relevancia en el diagnóstico pediátrico. Por eso es muy importante para los especialistas de nuestro ámbito saber cómo manejar a un niño a la hora de hacer un tac o una resonancia y poder valorar antes todos los pros y los contras. Esta beca le ofrece al facultativo una visión diferente y más completa del diagnóstico por imagen”. En 2015 se presentaron cinco candidatos a las becas y se espera que en 2016 se aumente esta cifra: “Pensamos que esta beca es muy buena y nosotros siempre apoyaremos todo lo que signifique aumentar la formación de los pediatras”.

Por su parte, José Manuel Santabárbara, gerente de la Fundación Eresa, valoraba sobre la ayuda a la formación: “Becas como la que hemos entregado suponen un acercamiento de la radiología al resto de las disciplinas sanitarias, dado que se ha demostrado la importancia y las ventajas que le aporta al especialista conocer los diferentes procedimientos de trabajo que se desarrollan hasta llegar al informe diagnóstico”. Y finalizó: “Por nuestra parte, existe el interés por seguir con esta beca en los próximos años dado el alto grado de aprovechamiento y de satisfacción que ha tenido esta primera edición por parte de la doctora Dolz”.